Códigos del Tango

El baile del TANGO y sus códigos de “etiqueta”.

 

El Tango es un baile que se realiza en pareja, de improvisación, sensual y complejo, con reglas y códigos. Se desarrolló en las milongas (salas de baile típicas) de Buenos Aires y Montevideo,  a comienzos del siglo pasado.

El bailarín debe comprender y aceptar que al bailar no sólo disfruta para sí, sino que también “comparte una pista” con otros que bailan y buscan lo mismo.

Los códigos son sencillos. La mayoría de las reglas son de sentido común, siguiendo normas de urbanidad o etiqueta, o de “buena educación”, lo que facilita la convivencia  y armonía en el Salón durante la milonga. Las reglas no son buenas o malas por sí solas. Si se comprende su sentido se descubre su utilidad y su necesidad.

El baile es una actividad social, y respetar estos códigos de “etiqueta” es importante para garantizar una sana circulación de la pista. Imagine que los novatos que aprenden a conducir un automóvil se incorporen a las calles, sin conocer las normas del tránsito, “sería un caos”.

Debido a estas reglas es posible confiar en un determinado comportamiento de otros bailarines, lo que permitirá concentrarse en la música y su pareja de baile, en lugar de ser distraído por la navegación difícil y prevención de colisiones.

 

Algunos de los Códigos y su explicación:

A.- Códigos de la Pista (normas de tránsito)

La pista es el lugar central de la milonga, no sólo por su ubicación física sino también por su importancia. Tiene sus propios códigos, los que son de gran relevancia para el normal desarrollo de la milonga.

1.- La ronda se baila en sentido anti horario.

2.- La pista de baile se divide en líneas o “carriles” concéntricos de desplazamiento.

Exterior para los que bailan mejor y mantienen la caminata sin detenciones prolongadas, y Centro para los principiantes. El bailar en la pista exterior requiere mayor destreza y dominio, al estar más poblado y con mayor exposición visual.

A mayor tamaño de la pista, mayor cantidad de carriles.

3.- Siempre que sea posible, empezar a bailar en una esquina de la pista.

Trate de evitar entrar en la pista de baile en medio de una línea.

4.- Para ingresar a la pista, evite chocar a los que vienen bailando.

Póngase en contacto visual con el bailarín que circula, para hacerle entender que te sumarás a ella. Puede esperar un gesto asintiendo, para que usted pueda ingresar y empezar a bailar en frente de él. Los bailarines en circulación tienen prioridad.

5.- Mantenga una distancia cómoda entre la pareja de adelante y la de atrás.

6.- El espacio detrás de usted “no es suyo”.

Pertenece a la bailarina detrás de usted. Por lo tanto evitar cualquier paso atrás. Incluso si usted aprendió que la “base” o ” paso básico ” comienza con un paso atrás, no lo haga en la milonga.

7.- Todo el espacio delante de usted le pertenece.

8.- Evite acercarse demasiado a los bailarines que están delante suyo, en su línea de baile. Ellos deben ser capaces de girar. A la pareja de adelante, dale al menos medio metro de distancia.

9.- Trate de mantenerse en la línea o carril de baile elegido.

No baile en zig zag, buscando los espacios vacíos. No baile entre líneas. Si la pareja que está adelante no avanza, se espera.

10.- Puede cambiar su carril después de comprobar que es seguro hacerlo.

11.- Prohibido parar!

Hay que mantener la circulación de la pista. No debe hacer “taco” en la pista y menos  pararse a conversar durante la tanda, obstruyendo el paso. Lo ideal es nunca detenerse más de uno o dos compases en un mismo lugar (cerca de 8 segundos).

12.- Prohibido dar marcha atrás!

Evite hacer movimientos en contra del sentido de circulación de la pista. El hombre no debe avanzar de espaldas salvo que la pista esté muy vacía, solamente debe hacerlo de forma que lo permita su visión. Cuando lo haga, la mujer colabora en la conducción evitando accidentes, pero su compañera no siempre podrá ver por encima de su hombro y aún así puede no resultarle fácil frenarlo si hay un obstáculo.

13.- Nunca adelantar por la derecha a otra pareja que esté bailando delante de nosotros.

Si tiene que adelantar a alguien delante de usted, hacerlo solamente por el lado izquierdo.

14.-Evite los codos elevados. Si la milonga está muy concurrida, tratar de mantenerlos bajos y flexibles, en caso de colisiones.

15.- El hombre debe interrumpir una secuencia si hay riesgo de choque. La mujer también.

16.- Si chocamos o pisamos a otro, inclusive si es nuestro compañera/o, pedir disculpas. Generalmente lo debe hacer el responsable, y se suele hacer a través de un sutil gesto con la mano o de una palabra a media voz, previo contacto visual con la pareja perjudicada.

17.-  En la pista no se camina. “No cruces por el medio”, ni choques a los bailarines.

Si no estás bailando y debes desplazarte, en caso de que no haya pasillos disponibles para dirigirnos a nuestro destino, sólo puedes hacerlo por el costado de la pista. Siempre cabe la posibilidad de esperar el final de la tanda.

 

B.- Códigos Generales (usos y costumbres)

Estos son bastante más flexibles, y se adaptan habitualmente a la idiosincrasia de cada lugar o de cada milonga. Cuando llegamos a alguna milonga que no conocemos debemos descubrir cuáles son, y esto es lo interesante: Tomarse el tiempo para entender lo que está sucediendo y cuáles son las reglas.

1.- El que saca a bailar es el hombre, en la Milongas tradicionales.

2.- La invitación a bailar más elegante se hace mediante la mirada fija y el “cabeceo”, sin forzar a la dama a una situación incómoda o “ventajeando” a  otros bailarines/milongueros. Otra opción usada, es “ir a la mesa” (ya que no todo el mundo goza de buena vista). Algo inusual es que la mujer  proponga salir a bailar, pero esto está cambiando, y es aceptado entre los conocidos.

Ese código está desapareciendo en las Milongas “informales”.

La mujer tiene dos opciones: si quiere bailar con ese hombre le devuelve el cabeceo, se puede levantar y dirigir hacia la pista, pero eso sí, no va al encuentro del hombre, es él quien tiene que acercarse hasta ella. Si acaso no quiere bailar con ese hombre: simplemente lo ignora, hace como que no lo vio, y sigue con la mirada dispersa por el salón.

Para las mujeres que van solas existe la posibilidad de bailar con “Taxi Dancers”. Se conviene con ellos al inicio de la milonga, y ellos siguen los códigos de la Milonga que representan.

Las mujeres deben  estar atentas a los cabeceos. Si quieres bailar, tienes que “hacerte ver”.

3.- Es bien visto que se saque a bailar al primer y segundo tema de la tanda. Evite sacar en el último.

4.- El hombre va a buscar a la mujer que invitó  a bailar y ésta puede esperar sentada luego confirmar la invitación, hasta que se acerca el varón.

5.- Para buscar a su compañera evite cruzar la pista entre las parejas que estén bailando.

6.- La mujer debe esperar que el hombre la abrace primero. También al reiniciar cada baile.

7.- Mientras se baila el tango no se conversa.

No se habla, ni canta. Tampoco se mastica chicle, ni se contesta el celular. La pista es para bailar y las mesas para conversar.

8.- Si desde su mesa tiene que hablar por celular, se debe alejar de la pista o hablar con discreción bajando el volumen de voz, para no interrumpir la música.

9.- No enseñe ni corrija a su pareja.

Es de muy mal gusto ver que alguien “enseñe” durante los bailes en una milonga. La enseñanza se deja para las clases o quizá para las “prácticas”.

10.- Si se equivoca, siga bailando.

11.- Se rompe el abrazo al final de un tango, entre tema y tema.

12.- Al comenzar un nuevo tema, hay un período de aproximadamente 10 segundos (no más) en el que la pareja descansa del tema anterior, y se prepara para la siguiente pieza musical. No obstruya prolongadamente la pista de quienes ya iniciaron su baile. Debe estar “atento a su entorno”, ya que en la pista se baila con todos, no sólo con su pareja.

13.- Cuando se está bailando y se dice “gracias” quiere decir que esta persona ya no quiere seguir bailando, en caso contrario se debe agradecer al final de la tanda.

14.- Al terminar la tanda, el varón debe acompañar amablemente a su compañera, hasta el límite de la pista más cercano a la mesa de ella. Sólo si hay cercanía la puede llevar de la cintura.

15.- Habitualmente se baila toda una tanda con la misma persona, y luego se cambia, o descansa.

El hombre puede proponer bailar una segunda tanda seguida, seña de que disfrutó bailar o de que tiene otros intereses.

Se considera muy descortés dejar a la pareja de baile antes del cuarto tango, ya que muchos al observar esta situación pueden pensar que la persona abandonada baila mal o tiene actitudes desagradables.

16.- Si una mujer va acompañada en pareja y se sienta solamente con un hombre, nadie la sacará a bailar esa noche, excepto que su compañero de mesa salga a la pista con otras bailarinas.

La primera tanda después de ponerse sus zapatos pertenece a su pareja. Del mismo modo, la última tanda se reserva para su pareja especial.

17.- Cuidar vestimenta, calzado (zapatos de baile, “no zapatillas”), la propia higiene y buen aliento es fundamental. Hay bailarines/as que llevan ropa de recambio en tiempos calurosos.

18.- No se “aprieta” a la mujer. Para guiar a la compañera se la abraza firme pero de manera suave y segura. Para bailar bien en la milonga, hay que practicar regularmente.

19.- El buen bailarín es aquel que sabe hacer lucir a la mujer con buenos movimientos, escuchando siempre la música. Adáptese siempre a la capacidad de su compañera. Si baila poco, no la obligue a realizar movimientos que la puedan hacer sentir incómoda. Si baila mejor, no intente lucirse: “haga lo que sabe”. Vale mucho más un Tango bien bailado (caminado) con sentimiento, aunque sea con pasos sencillos bien ejecutados, que un Tango con grandes figuras y adornos, a destiempo, o mal realizados.

20.- Está mal visto ocupar demasiado espacio haciendo figuras y coreografías espectaculares.

21.- No hacer ganchos ni voleos altos, para lucir bailando a la mujer. Tampoco lápices que puedan arrastrar a otros. Siempre considerar el espacio disponible. Esta precaución se extrema cuando la pista está muy poblada y se relaja cuando hay más lugar disponible.

22.- Las exhibiciones de baile se realizan sin parejas rodeando, de modo que cuando estamos con otros alrededor, sepamos desenvolvernos en el espacio lógico que nos obliga a ocupar.

23.- Los malos modales también son hijos de la tecnología. Entre otros vicios, hay quienes sacan el celular y como si nada te filman o toman fotos, y peor, te suben a redes sociales  y te etiquetan sin pedir permiso.

24.- El tango es un baile social y si usted baila sólo con los componentes de su grupo de conocidos, va en contra del concepto “social” del tango danza. Lo ideal en la milonga es que todos bailen con todos, lo que permite ampliar y enriquecer su experiencia de baile, integrando a las personas que van solas.

Respete y será respetado.

Trate de mostrar respeto y simpatía a todos los bailarines independientemente del estilo o nivel de baile. Todos están allí, con la intensión de pasar un buen rato, disfrutando el Tango, y entrar en esa dimensión donde parece no pasar el tiempo.

Conocer y seguir estas directrices evita tener que reflotar a los “guardapistas”, quienes le indicaran amablemente que se retire de la pista, por no cumplirlas.

 

Otros asuntos de organización, en la Milonga:

1.- Las mesas deben estar alrededor de la pista.

Esta distribución del público sentado, permite el cabeceo cruzado a través de la pista entre tanda y tanda. Se suele generar pasillos para circular sin interrumpir el baile, lo que permite una visión lo más equitativa posible de la pista. Observar a las parejas, además de enriquecedor y placentero, resulta muy útil para elegir al futuro compañero o compañera de tanda.

2.- Los “habitués” se ubican en el mismo lugar.

Esto facilita su ubicación y reconocimiento, tanto para quienes buscan a quién “sacar”, como para quienes esperan ser “sacadas”. Por lo general, las mesas implican a su vez un espacio que potencia o genera vínculos de diverso tipo: amistades, parejas, conocidos, etc.

3.- Si toca una orquesta en vivo, el primer tango no se baila.

4.- La música se organiza en “tandas”.

Cada tanda tiene usualmente 4 temas, siempre tocados por la misma orquesta o interprete.  Las tandas están divididas por un fragmento musical no bailable de menos de un minuto que se denomina “cortina”.

Las tandas van siendo rotativas entre los tres ritmos de costumbre: tango, milonga y vals criollo. De vez en cuando se toca una tanda de música tropical y otros.

La cortina es el segmento de tiempo para descansar, ir al baño o simplemente cambiar de compañero.

El DJ consciente  de su labor siempre debe anunciar la “última tanda”.

El estilo de baile que predomina tanto en Buenos Aires como acá, en Santiago, es el tango salón – milonguero, que se baila enlazado algo apilado, pero permitiendo figuras abiertas.

 

Esperamos que estas directrices les faciliten su incorporación a la Comunidad del Tango.

La trasmisión de estos conocimientos permite conservar la tradición, y al mismo tiempo permite adaptarla naturalmente al uso contemporáneo, evolucionado en respuesta a su entorno, y contribuye a infundirnos un sentimiento de seguridad, identidad y continuidad, creando un vínculo entre el pasado y el futuro a través del presente. Resulta integradora de la diversidad al compartir esta expresión cultural, independiente del origen de las personas, y es representativo de quienes comparten estos gustos, preferencias, y valores culturales.

YellyZú Tango  Academia

Adaptado de  diferentes fuentes en la Red.

Diciembre 2017.